Sirviendo a los testigos de Jehová y a la Sociedad Watchtower
 
   

Noviembre 6, 2004

 
 

 

 

 

 

Opciones
Imprimir Comentario
Bajar Comentario


 

Cualquier persona que tenga conocimiento de las creencias de los testigos de Jehová sabe, aunque de manera vaga, que la gran mayoría de sus creencias y enseñanzas giran alrededor del año 1914. El año 1914 es importantísimo desde el punto de vista de los testigos de Jehová. Según ellos, ese fue el año en que se estableció el reino de Dios, y Satánas y sus demonios fueron expulsados de los cielos a la vecindad de la tierra; y desde entonces, éste ha concentrado todo su odio destructivo en la humanidad. Esta creencia es la base sobre la cual se sustenta el ministerio de este grupo religioso.

El subtítulo de la revista La Atalaya; "Anunciando el reino de Jehová" es una referencia al reino que supuestamente fue establecido en 1914. Por lo tanto, el año 1914 es un año extremadamente importante en la historia de nuestra fe. Este año es tan importante que todo aquel que quiera dedicarse y bautisarse pero que no esté de acuerdo con esta enseñanza no se le permite hacerlo; y cualquier testigo bautizado que se atreva a negar esta enseñanza es expulsado de la congregación, acusado de apostasía. Es una lástima que se le de tantísima importancia a este año, puesto que la exactitud de este año; como año profético, es muy cuestionable debido a la manera en que se interpretaron Las Escrituras para llegar a esta conclusión. Esto es una gran piedra de tropiezo para muchos, pues las enseñanzas no-proféticas de los testigos de Jehová tienen fuerte apoyo bíblico.

Pero, ¿Qué ha convencido a seis millones de testigos de Jehová que Jesucristo empezó a regir como rey en ese año?

Un tratado de la Sociedad Watchtower que encontramos en su sitio de internet nos dice: "Por 35 años antes de la llegada de 1914, la revista La Atalaya, -en estos momentos la revista religiosa más distribuida del mundo-,había estado llamando la atención al año 1914 como un año marcado por su importancia profética. Estas profecías comenzaron a tener su impresionante cumplimiento en el año 1914. Una de estas profecías fue la que pronunció Jesucristo hace 1900 años concerniente a la "señal", en la que dijo que "Se levantaría nación contra nación y reino contra reino y habrá escaseces de alimento y terremotos de un lugar tras otro. Todas estas cosas son principio de dolores de angustia" -Mateo 24:7- . Con exactitud impresionante, la Primera Guerra Mundial comenzó en 1914, causando una destrucción siete veces mayor a todas las 900 guerras que acontecieron en los 2500 años previos a 1914. Los dolores de angustia han continuado desde entonces. ¿Ha experimentado usted alguna guerra destructiva, escasez de alimento, o algún gran terremoto? Si es así, usted ha sido testigo ocular de la "señal" del "tiempo del fin" de este sistema de cosas.

Este artículo hace referencia a la llamada profecía de los siete tiempos que se encuentra en el capítulo 4 del libro de Daniel. Desde el año 1878 la Sociedad Watchtower comenzó a señalar al año 1914 como un año de gran relevancia profética basándose en sus cálculos cronológicos. Sin embargo, cabe señalar el hecho que al principio Los Estudiantes de la Biblia creían que 1914 sería el comienzo de la Guerra de Armagedon. A pesar de la gran desilusión que se llevaron en esos días, la Sociedad Watchtower aún continúa interpretando los siete tiempos de Daniel como si estos tiempos aplicaran a lo que Jesús llamó "El tiempo señalado por las naciones"; tiempos que, según los testigos de Jehová, se cumplieron en 1914.

Sin embargo, no existe base bíblica para ligar la destrucción de Jerusalén por parte de los Babilonios, a los tiempos señalados por las naciones de los que habló Jesús. (Veáse el comentario ¿Fue el año 1914 el Fin del Tiempo de los Gentiles?)

Pero en lugar de concentrarnos en la interpretación críptica y dudosa de fechas cronológicas que nos ha dado la Sociedad Watchtower, este artículo pretende encontrar evidencias acerca de si el año 1914 fue el año en que se estableció el reino de Jehová, basándonos; no solo en lo que dice la Palabra de Dios, sino también tomando en cuenta lo que nos dice la realidad en que vivimos.

El rasgo más obvio y simple de la profecía nos dice que "Se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos de un lugar tras otro. Todas estas cosas son principio de dolores de angustia."

No cabe duda que la Primera Guerra Mundial fue una de las más destructivas de la historia, -al menos hasta esa fecha-.¡¡El artículo citado previamente nos dice que la Primera Guerra Mundial fue siete veces más destructiva que todas las guerras de los últimos 2500 años!!

Sin embargo, nuestro interés al mantenernos alerta nos dice que nuestra preocupación no debe ser el saber si la guerra de 1914 fue la más destructiva hasta entoces; sino mas bien, analizar si verdaderamente esta guerra cumple la profecía de Jesús de un modo que ninguna otra guerra la cumplirá.

Dicho de otra manera: Nosotros debemos contemplar la posibilidad de una guerra futura aún más destructiva que las dos guerras del Siglo XX y que ésta cumpla los requisitos de la profecía de una forma más satisfactoria y nos señale la verdadera presencia de Jesús.

¿Existe esta posibilidad? La Sociedad Watchower nos dice que no.

La razón "Lógica" que ella aduce es porque muchas naciones poseen ya mísiles nucleares, así como otro tipo de armas de destrucción masiva, y; según ella, una guerra utilizando este tipo de arsenal sería tan devastadora que la humanidad no podría sobrevivir. Y debido a que la Biblia nos asegura que la tierra permanecerá por siempre y a que la humanidad vivirá para siempre sobre ella, la posibilidad de una futura guerra mundial; con el respectivo uso de armas nucleares, está totalmente descartada. Pero, ¿Es "Razonable" llegar a este tipo de conclusiones? No. No lo es.

¿Existe la posibilidad de otra guerra mundial; guerra que tal vez incluya el uso de armas nucleares, sin que necesariamente esta guerra convierta al planeta tierra en un lugar inhabitable?

¡¡Por supuesto que sí!!

No hay nada que pueda prevenir a las naciones enfrascarse en otra guerra mundial, -una guerra aún más destructiva que las dos anteriores-. ¡¡Esta guerra no solo es posible, sino que la posibilidad que suceda aumenta cada día más!!

Además, ¿Olvidamos acaso las palabras de Jesús donde nos dice que la tribulación se acortaría o de lo contrario nadie se salvaría? Por lo tanto, contrariamente a las suposiciones "lógicas" de la Sociedad Watchtower, la Biblia predice que el mundo llegará al borde del auto-aniquilamiento antes que Jehová intervenga.

Considere los siguientes hechos: Después de los acontecimientos del 11 de Septiembre Los Estados Unidos se embarcaron en una guerra en contra del Jihad Islámico; guerra a la que no se le vislumbra ningún fin. ¿Se encuentra el mundo disfrutando en este momento de una mayor seguridad? Difícilmente.

Eso no es todo. La alianza Anglo-Americana-Israelí está dispuesta y aferrada en su lucha en contra del llamado "Eje del Mal"; apoyada por la extrema derecha Evangélica y por "Cristianos" que creen que deben reconquistar Sión en preparación al regreso de Cristo, y en preparación a Armagedón. La reelección de George W. Bush como presidente de Los Estados Unidos elimina todos los obstáculos políticos para la expansión de la guerra en el Medio Este. Posiblemente el presagio más oscuro que vemos en este momento es la provocación de la alianza Anglo-Americana en contra de Rusia; tal y como lo reporta la revista EIR.

La administración del presidente Bush ha estado desarrollando una nueva generación de bombas nucleares conocidas como "Mini-Nukes"; bombas que son armas nucleares de poder destructivo menor para usarlas contra cualquier nación que él considere necesario. Los Estados Unidos también se han retractado del viejo compromiso de usar estas armas solo para su autodefensa, y; para la consternación de muchos, Los Estados Unidos han adoptado la postura del "First-Strike Policy"; politica que les permite ser los primeros en utilizar dichas armas. Según algunos analistas, esta es la receta perfecta para un desastre.

¿Qué persona con un poco de claridad mental puede negar que las posibilidades de una futura guerra mundial crecen cada día más y más?

Debido a esta amenaza que se cierne sobre el horizonte, la insistencia y terquedad de la Sociedad Watchtower al afirmar que las "señales espantosas" y los "presagios portentosos" en los cielos de los que nos habla la profecía se han cumplido ya es simple y sencillamente ridícula e irresponsable. ¿Pueden acaso compararse los rudimentarios aviones usados en la Primera Guerra Mundial con los aterradores y temibles bombarderos de hoy? Por supuesto que no. ¡¡Un sofisticado bombardero de la actualidad puede contener un poder destructivo superior a todas las armas y municiones utilizadas en las dos guerras mundiales anteriores!!

Si la Sociedad Watchtower fuera verdaderamente humilde aceptaría el hecho que existe la posibilidad que en un futuro aparezcan señales que muestren la presencia de Jesús de una manera mucho más convincente. No conviene al dogmatismo de nuestros profetas oficiales contemplar la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial. (Veáse el comentario "¿Habrá Una Tercera Guerra Mundial?")

Personas con discernimiento pueden considerar la posibilidad que las palabras de Jesús que nos dicen que los hombres "desmayarían de temor" puedan tener un cumplimiento literal; y por lo tanto, aún no se han cumplido.No obstante; existe la posibilidad de ello, pues esta destrucción inconcebible puede ocurrir en un abrir y cerrar de ojos con sólo oprimir un botón.

"Esta Generación de Ninguna
Manera Pasará"

Una de las deficiencias más obvias de la doctrina respecto al año 1914 tiene que ver con que han pasado ya 90 años desde aquella fecha, y practicamente todas las personas que vieron esas supuestas "señales" han muerto ya.

Hasta el año 1995 la Sociedad Watchtower fomentó entre los testigos de Jehová la idea que algunas personas que vieron estas supuestas señales estarían vivas durante el verdadero tiempo del fin. Un comentario del año 1993 nos dice: "Por lo tanto, todas las características que marcan el tiempo del fin deben de ocurrir durante la vida de una generación; la generación de 1914. Por esa razón, algunas personas que vivían en el año 1914 estarán vivas cuando este sistema llegue a su fin. Esta generación ya está muy avanzada en años, lo cual indica que no queda mucho tiempo, pues pronto Dios traerá el fin a este sistema de cosas."

Debido a que Jesús usó el término "generación" en un contexto que aplicaba a los inicuos e infieles Judíos, el 1 de Noviembre de 1995, la Sociedad Watchtower hizo un "pequeño" ajuste a la hora de redefinir la palabra "generación" para así poder seguir manteniendo su doctrina del año 1914. La creencia actual de los testigos de Jehová es que el término "generación" no tiene relación a la duración de vida respecto a un grupo de gente que vive o vivía en un periodo específico de tiempo.

Desafortunadamente, parece ser que este "pequeño" reajuste hace surgir más preguntas que respuestas. Por ejemplo, ¿Por qué los testigos de Jehová afirmaron por muchísimo tiempo que la generación que no pasaría era un medio confiable para situarnos correctamente en la corriente del tiempo?

También, ¿Por qué el cumplimiento del Siglo XX no sigue el patrón y el cumplimiento del Primer Siglo?

Recuerde que cuando Jesús condenó a la infiel generación Judía en Mateo 23:36 Él dijo: "En verdad les digo: Todas estas cosas vendrán sobre esta generación". En el Primer Siglo la generación que estaba viva durante los días de Jesús "no pasó"; es decir, mucha gente que escuchó a Jesús vio con sus propios ojos la destrucción de Jerusalén.

Los apóstoles no eran parte de esta generación inicua y adúltera; sin embargo, la mayoría vivió lo suficiente para ver el cumplimiento de "todas estas cosas"; incluyendo la destrucción de Jerusalén. Es por eso por lo que Jesús, para enfatizar este hecho, les dio la ilustracion que encontramos en Mateo 24:32: "Ahora bien, aprendan de la higuera como ilustración este punto: Luego que su rama nueva se pone tierna y brota hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Así mismo también ustedes, cuando vean todas estas cosas, sepan que Él esta cerca, a las puertas. En verdad les digo: De ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan estas cosas. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras de ningún modo pasarán."

La palabra "ustedes" aparece cuatro ocasiones en este contexto. Originalmente estas palabras aplicaron a los apóstoles, quienes eran la audiencia de Jesús en ese tiempo. En lo que respecta a la destrucción de Jerusalén y de su templo muchos vivieron para ver el cumplimiento de "Todas estas cosas."

Pero en el cumplimiento mayor de esta profecía, ¿Ha sido usted personalmente testigo de las cosas que empezaron a ocurrir desde 1914; el llamado "comienzo de dolores de angustia"?, ¿Acaso alguno de nosotros ha sido testigo de "todas estas cosas" de las que Jesús habló?

Siendo sinceros, ¿Quién de entre nosotros puede decir con certeza que ha visto al menos una de las cosas predichas? Si no es así, ¿Deberíamos creer que Jesús quiso decir que nosotros "veríamos" todas estas cosas que nos hablan de su presencia por medio de consultar libros de historia, o relatos verbales de segunda mano provenientes de gente ya muerta?

¿Será tal vez que nosotros solamente "vemos" la presencia de Jesús a través de las páginas de La Atalaya y no en la vida real como debería ser el caso?

Sin embargo, el artículo "Miren" al que hicimos referencia al principio de esta consideración, nos asegura que mucha gente ha visto la presencia de Jesús. El artículo pregunta: "¿Ha usted experimentado la destrucción de la guerra, la escasez de alimentos, o cualquiera de los grandes terremotos que han plagado a la tierra desde 1914? Si es así, usted ha sido un testigo presencial de "las señales" del "tiempo del fin" de este sistema de cosas."

Pero siendo honrados, ¿Cuánta gente que está viva en este momento han "experimentado" la señal de la presencia de Cristo? En lo personal yo he estado vivo por más medio siglo y yo personalmente nunca he sido "testigo presencial" de guerras, escaseces de alimento, pestes, y plagas, o terremotos de gran importancia. La mayoría de las personas que yo conozco viven en Los Estados Unidos y ellos tampoco han experimentado tales cosas. Es verdad que mi generación vivió a través de la Guerra de Vietnam y conozco algunos hombres que pelearon contra los Comunistas en el lejano Vietnam, pero eso es lo más cerca que he estado en lo que respecta a ser un "testigo presencial" de las cosas predichas por Jesús.

Según la Sociedad Watchtower, las plagas modernas que afligen a la humanidad, como el SIDA y el cancer son cumplimiento de la señal de la profecía. Es por eso por lo que la Sociedad Watchtower nos dice: "La Influenza Española mató, solamente después del periodo de la Primera Guerra Mundial, a aproximadamente 20,000000 millones de personas, algunos cálculos nos dicen que fueron 30,000000 o más. El SIDA ha cobrado la vida de cientos de miles de vidas y puede cobrar la vida de millones en un futuro cercano. Cada año miles de personas mueren a causa de complicaciones cardíacas, cáncer y otras enfermedades. Muchos otros sufren una muerte lenta por causa del hambre. Sin duda alguana ,"Los jinetes del Apocalipsis" con sus guerras, escaseces de alimento y enfermedades epidémicas han estado cortado la vida de muchos desde el año 1914"

Pero si los cuatro jinetes del apocalipsis comenzaron su carrera en 1914, trayendo guerra, hambres y pestes, ¿Es razonable creer que al mismo tiempo la población del mundo iría en aumento?, ¿No deberíamos pensar que la población debería estar disminuyendo en este momento a causa de los estragos causados por los cuatro jinetes del Apocalipsis y su mortal cosecha?

Por ejemplo, durante el tiempo de la Muerte Negra que aflgió al continente Europeo, en algunas regiones algunas poblaciones fueron reducidas hasta en un 50%. Pueblos enteros fueron aniquilados a causa de esta terrible peste. De hecho, mucha gente en aquel entonces creyó que la Muerte Negra era el fin del mundo. Pero, ¿Acaso las enfermedades degenerativas de Occidente, como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares representan una amenaza similar a la Plaga Bubónica de siglos pasados? Por supuesto que no.

También, ¿Tiene acaso algún sentido el que los testigos de Jehová prediquen que el mundo está siendo azotado por enfermedades y plagas de proporciones apocalípticas y al mismo tiempo decir que uno de las mayores amenazas para la civilización actual es la explosión demográfica y la sobrepoblación de las grandes ciudades?

Además, ¿No es absurdo creer que la escasez de alimentos es tan grave que cumple con la profecía y al mismo tiempo admitir; por parte de la Sociedad Watchtower, que la obesidad se está convirtiendo en una epidemia mundial?

Si recurrimos a Las Escrituras nos damos cuenta que todo este tipo de "enseñanzas" y "creencias" son verdaderamente estúpidas, absurdas, infantiles y ridículas. De acuerdo al libro de Revelación, UNA CUARTA PARTE de la población mundial está destinada a sucumbir ante los embates de los primeros tres jintes del Apocalipsis. "Y vi, y, ¡miren!, un caballo pálido; y el que iba sentado sobre él tenía el nombre Muerte. Y el Hades venía siguiéndolo de cerca. Y se le dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con una espada larga, y con escasez de alimento, y con plaga mortífera y por las bestias salvajes de la tierra." (Revelación 6:6)

¿Qué significa el que "La cuarta parte de la tierra" sea dada en manos de la muerte? Si acaso las palabras tienen algún significado, esto evidentemente significa el 25% de la población mundial; por lo tanto, podemos decir que aproximadamente una cuarta parte de la gente que vive en el planeta tierra caerá víctima de la autoridad de los jinetes del Apocalipsis. Si sabemos sumar y restar encontraremos respuestas más satisfactorias. ¿Podemos decir realmente que las muertes atribuidas a la guerra, hambres, y pestes del Siglo XX suman la cuarta parte de la población de la tierra?

Se cree que la población mundial en el año 1900 ascendía a un millardo y medio de personas, -es obvio pensar que para 1914 había más gente-. Durante la Primera Guerra Mundial, aproximadamente de ocho a nueve millones de personas perdieron la vida. Si a esto sumamos los 20 o 40 millones de desafortunados que murieron debido a la Gripe Española en 1918, y si sumamos y ajustamos los números de la Primera Guerra Mundial llegamos a la cifra de 50 millones. ¿Cuál es el porcentaje de 50 millones respecto a millardo y medio de personas?

Aproximadamente 3%.

Obviamente, esto está muy lejos de ser la cuarta parte de la población que existía en el periodo 1914-1919.

Pero, ¿Qué tal si consideramos todas las muertes del Siglo XX atribuidas a las guerras, hambres y pestes; tal y como lo hace la Sociedad?

Por ejemplo, en más de una ocasión la Sociedad Watchtower nos ha dicho que las numerosas guerras del siglo pasado cobraron aproximadamente 100 millones de vidas.

Ahora bien, el problema consiste; tal y como ya lo hemos mencionado, ¡¡En que la población del mundo sigue aumentando exponencialmente a pesar de las terribles consecuencias de la guerra, el hambre y las pestes!!

Por lo tanto, si tomamos la cifra provista por la Sociedad de 100 millones, y si a esto aunamos otros 150 millones de muertes por cualquier tipo de circunstancias, estos 250 millones de muertes sólo representan el 4% de la población actual, la cual se calcula en más de 6,000000000 de personas.

¿Será que acaso la Palabra de Dios exagera las cosas?, ¿O tal vez sea más sensato y realista creer que la verdadera señal de la presencia de Cristo se dará en un futuro?

Tal y como la Sociedad Watchtower no puede asegurarnos que no habrá otra futura guerra mundial, tampoco ellos pueden descartar la posibilidad que en el futuro se presenten escaseces de alimentos y plagas en una escala nunca antes vista.

En caso de una futura guerra, o tal vez en caso de un ataque terrorista utilizando armas de destrucción masiva, el frágil sistema financiero y la economía mundial; sin duda alguna, se irían a la ruina. La producción y distribución de alimentos seguramente sería gravemente afectada y descontinuada. Las vacunas y otros materiales y servicios médicos dejarían de estar disponibles; propiciando la propagación de plagas y pestes a través de todo el mundo. No podemos descartar la posibilidad que las futuras pestes sean el resultado de armas biológicas creadas por el hombre.

Tal escenario significaría el colapso de la civilización como la conocemos y hundiría al mundo en una nueva y espantosa Era Oscurantista.

Las propias palabras de Jesús nos dicen que su presencia se haría manifiesta al oscurecerse el sol y por la transformación de la luna en sangre, así como por la caída de las estrellas de los cielos. Esto; sin duda alguna, nos hace presagiar una nueva Era de Oscurantismo.

De manera irónica, la doctrina de la Sociedad Watchtower respecto al año 1914 ocupa un lugar prominente en el desarrollo que lleva a la verdadera presencia de Cristo Jesús. ¿De qué manera? Este otro aspecto de la presencia de Cristo lo discutiremos en el segundo comentario acerca de la presencia del Señor.


Diciembre 11, 2004

Segunda Parte
 

Ampliando la respuesta a la pregunta que le hicieron sus apóstoles acerca de la señal de su presencia, Jesús les dijo: “Entonces los entregarán a tribulación y los matarán, y serán objeto de odio de parte de todas las naciones por causa de mi nombre. Entonces, también, a muchos se les hará tropezar, y se traicionarán unos a otros y se odiarán unos a otros. Y muchos falsos profetas se levantarán y extraviarán a muchos; y por el aumento del desafuero se enfriará el amor de la mayor parte. Pero el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo. Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” (Mateo 24: 9-14)

Si el año 1914 fue el comienzo de los dolores de angustia que Jesús pronosticó, entonces deberíamos pensar que otros aspectos que tienen que ver con la manifestación de Jesús se harían manifiestos también. Pero, ¿Se han hecho manifiestos estos otros aspectos? Consideremos cada uno de estos aspectos de forma separada.

No hay duda que en los últimos cien años los testigos de Jehová han sido una de las religiones más odiadas y perseguidas del mundo. La persecución de los testigos de Jehová por parte de los Nazis es un asunto muy conocido. Durante los años 1930's y 40's los testigos de Jehová en Los Estados Unidos fueron víctimas de la violencia y de la hostigación por parte de chusmas y muchedumbres. Durante la década de los 70's el gobierno de Malawi aprobó y llevo a cabo una persecución en contra de los testigos de Jehová que resultó en que miles de ellos fueran asesinados y brutalizados. En la actualidad los testigos de Jehová de la antigua Unión Soviética están siendo perseguidos por las autoridades de esos países. (Por favor visite el sitio de internet jw-media.org)

Pero, ¿Podemos decir con certeza absoluta que las persecuciones pasadas y presentes son parte verdadera de la señal que identifica a la conclusión del sistema de cosas?, ¿O Podemos decir que estas experiencias son solo una pequeña prueba de las cosas a las que tendremos que enfrentarnos en el futuro?

Considere con más detalle el relato que encontramos en el libro de Mateo de la profecía de Jesús que dice: “Porque los entregarán a los tribunales locales, y los azotarán en sus sinagogas. ¡Sí, hasta los llevarán ante gobernadores y reyes por mi causa, para un testimonio a ellos y a las naciones! Sin embargo, cuando los entreguen, no se inquieten acerca de cómo o qué han de hablar; porque en aquella hora se les dará lo que han de hablar; porque los que hablan no son únicamente ustedes, sino que el espíritu de su Padre habla por ustedes. Además, el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre a su hijo, y los hijos se levantarán contra los padres y los harán morir. Y ustedes serán objeto de odio de parte de toda la gente por motivo de mi nombre; mas el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo.”

Ahora preguntémonos: ¿Acaso los testigos de Jehová han tenido que comparecer ante los gobernantes y reyes del mundo como testimonio contra ellos? Es verdad que han habido casos en que hermanos han comparecido en casos en los que se trata la persecución y el ostracismo del que somos víctimas; casos en los cuales la prensa nacional e internacional ha mostrado interés y estos casos hasta han llegado a ser noticia de primera plana. La reciente prohibición de los testigos de Jehová en la ciudad de Moscú es un ejemplo de lo que estamos hablando. Pero, ¿Llenan verdaderamente estos casos los requisitos necesarios para ser considerados como el cumplimiento de la señal de la presencia de Jesús? Recuerde, la Sociedad Watchtower ha comparado la presencia de Jesús a una huella digital única y peculiar que no puede confundirse. Por lo tanto, nos preguntamos: ¿Verdaderamente los acontecimientos del Siglo Veinte cumplen con exactitud las palabras que identifican la presencia de Jesús?, ¿Verdaderamente se ha cumplido todo lo que Jesús pronosticó?

Considere un aspecto de la profecía de una forma más detallada: Cuando Jesucristo aconsejó a sus discípulos a no practicar ni ensayar nada en lo que respecta su defensa legal ante los tribunales, Él les dijo: “Por lo tanto, resuélvanlo en sus corazones que no ensayarán de antemano cómo hacer su defensa, porque yo les daré boca y sabiduría, que todos sus opositores juntos no podrán resistir ni disputar.” (Lucas 21:14-16) Si analizamos bien estas palabras nos damos cuenta que la defensa del Cristiano ante el tribunal carecería de abogados o ayuda legal; después de todo, ¿No es el propósito del abogado ayudar a su defendido? Además, ¿Puede decirse realmente que en los casos legales en que se ha visto envuelta la Sociedad Watchtower ha sido para la defensa y el testimonio del reino de Dios?, ¿O se trata mas bien de simples maniobras legales entre la Sociedad Watchtower y los gobiernos de diferentes países? A diferencia del consejo de Jesús que nos dice que no ensayemos nada respecto a nuestra defensa, ¿Qué abogado se atrevería a comparecer ante una corte sin haberse preparado primero para la defensa de su cliente?, ¿Es qué acaso debemos creer que el Espíritu Santo habla a los gobernantes del mundo por medio de peticiones y maniobras legales llevadas a cabo por los abogados de la Sociedad Watchtower? El patrón que encontramos en Las Escrituras nos dice otra cosa.

Jesucristo compareció ante el Sumo Sacerdote Judío; ante el rey Herodes, y ante el gobernador Poncio Pilato sin que hubiera un abogado presente. La defensa de Él fue muy sencilla. Los apóstoles Pedro; Santiago, y Juan también dieron testimonio acerca de su fe sin que hubiera algún abogado presente para que se hiciera cargo de su defensa legal. El apóstol Pablo también compareció ante ante el Cesar Romano para dar testimonio acerca del Reino de Jesús.

Si somos realistas podemos preguntarnos seriamente: ¿Verdaderamente han comparecido los altos funcionarios de la Sociedad Watchtower ante los gobernantes del mundo sin la presencia de un abogado?, ¿Han sido verdaderamente espontáneas las defensas que ha hecho la Sociedad Watchtower? Aunque los testigos de Jehová pueden creer que el asunto que se ha tratado en estas defensas es el reino de Dios, es más realista creer que estas defensas tienen que ver con persecuciones y proscripciones. Nosotros no debemos menospreciar el testimonio valiente y audaz que dieron Jesús y sus apóstoles respecto al reino de Dios cuando ello se encontraban solos, al compararlos con nuestras experiencias.

Cuando Daniel fue llevado ante Belsasar para descifrar la escritura que se encontraba en la pared donde él estaba reunido con sus amigos y festejando, Daniel; sin duda alguna, estableció un patrón de cosas por venir para los siervos de Dios durante el tiempo del fin. No hay duda que las palabras de Jesús que nos dicen que “En aquellos días los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre” se cumplirán durante la conclusión del sistema de cosas por medio de los hermanos de Jesús y sus amigos, mientras ellos anuncian la ruina y el fin de este mundo.

Además de esto, las persecuciones que en este momento sufren los testigos de Jehová no llenan los requisitos en lo que respecta a la escala y a la severidad que Las Escrituras pronostican, pues Jesús nos advirtió que “El hermano entregaría a su hermano para ser muerto; el padre entregaría al hijo a sus perseguidores, así como el hijo traicionaría a su padre.”

Las traiciones entre Cristianos de una misma familia es una señal distintiva de la conclusión de este sistema de cosas. Si verdaderamente el tiempo del fin comenzó en 1914, ¿No es obvio pensar que este aspecto de la profecía también sería muy prominente en nuestros días; tal y como lo son las guerras; las hambrunas, y las pestes? Es verdad que durante el régimen Nazi y durante el Holocausto algunos testigos fueron traicionados por miembros de sus propias familias, y estas traiciones les costó la vida; sin embargo, puede decirse que estas traiciones fueron pocas.

La Palabra de Dios nos dice algo diferente en lo que tiene que ver con este tema, y ella señala que en algún momento del futuro la comunidad Cristiana será hecha pedazos, y como consecuencia de ello; tanto hermanos carnales, así como hermanos espirituales, se traicionarán los unos a los otros en una escala muy grande, y estas traiciones resultarán en la muerte de muchos. Por ejemplo, el capítulo 7 del libro de Miqueas trata en su totalidad de la caída y la subsecuente restauración del pueblo de Jehová. De manera específica Miqueas 7:2 dice que “El leal ha perecido de la tierra, y entre la humanidad no hay ninguno recto. Todos ellos, para derramamiento de sangre acechan. Cazan, cada uno a su propio hermano, con una red barredera. El mejor de ellos es como un abrojo, el más recto [de ellos] es peor que un seto de espinos.”

Miqueas continúa diciendo: “No pongan su fe en un compañero. No cifren su confianza en un amigo íntimo. De la que se reclina en tu seno guarda las aperturas de tu boca. Porque hijo desprecia a padre; hija se levanta contra su madre; nuera contra su suegra; los enemigos de un hombre son los hombres de su propia casa.”

Es inconcebible para los testigos de Jehová que algo así pudiera acontecer. A ellos les parece increíble imaginar a la organización de Dios hecha ruinas, mientras hermanos y hermanas se traicionan los unos a los otros; tal y como también a la gente del mundo le parece imposible el concebir el fin de este sistema de cosas de una manera repentina y violenta. No obstante, los profetas de la antigüedad nos dicen que Jehová sacudirá este mundo hasta sus cimientos.

Por favor, por un momento considere el siguiente escenario:

Un pequeño grupo a los que se les denomina Neoconservadores en este momento controlan el último imperio mundial, y ellos planean, o tienen en mente transformar a Los Estados Unidos en un imperio similar al imperio Romano; y obviamente, la conquista del mundo está es sus planes. Algunos observadores de la realidad política han sonado la alarma debido a su preocupación al ver la grave amenaza que se cierne sobre el pueblo NorteAmericano, pues existe un riesgo real y latente que Los Estados Unidos pudieran caer en manos de una elite y una dictadura fascista. Un observador politico mostró su gran preocupación al mencionar en el sitio de internet The Project for the Old American Century las 14 características comunes que identifican a un régimen fascista y nos dice que estas características ya se hacen evidentes en la administración del presidente Bush. Eso no es todo. Si la segunda fase de lo que se conoce como el Patriot Act llega a aprobarse, esto podría considerarse como una revocación de la Constitución de Los Estados Unidos. Bajo ciertas circunstancias, los testigos de Jehová podrían ser considerados como enemigos de la nación. A partir de la reciente elección en Los Estados Unidos, parece ser que una facción fascista ultraconservadora está a punto de consolidar el poder de la nación más poderosa del mundo; esperando únicamente la siguiente gran crísis para eliminar los últimos vestigios de la libertad de la cual aún gozamos hoy.

No cabe duda que la transformación de Los Estados Unidos de una democracia a un régimen tirano y absolutista traerá gravísimas consecuencias para toda la humanidad; y en especial para los testigos de Jehová. Por favor veáse el comentario “El Fin del Dúo AngloAmericano”.

En lo que respecta a la condición espiritual de la organización de Jehová podemos decir que ya hay muestras de desilusión, y el celo por la obra de Dios ha disminuido en una gran proporción, mientras que un gran número de detractores y ex-testigos acusan a la Sociedad Watchtower de ser un peligroso culto que controla y lava el cerebro a la gente. La persecución de los testigos de Jehová en el pasado es una prueba fehaciente de cuán rápido pueden cambiar las cosas, y cuán fácil es el controlar y manejar a las muchedumbres en contra nuestra; especialmente en tiempos de guerra.

Aunque la gran mayoría de los testigos de Jehová no tiene ningún problema al seguir ciegamente la dirección de la Sociedad Watchtower, ¿Qué pasará cuando las expectativas e interpretaciones proféticas de esta institución sean desacreditadas por causa de acontecimientos inesperados que sucederán en el mundo? Sí, ¿Qué sucederá entonces?

Por ejemplo, la Sociedad Watchtower ha dicho vez tras vez que la Gran Tribulación comienza cuando Las Naciones Unidas destruyen a Babilonia la Grande; -incluyendo a la Cristiandad, obviamente-. No obstante, un análisis riguroso de Las Escrituras nos dice que eso no es así, (Por favor, veáse el comentario: Babilonia la Grande: ¿Cuándo Sucede su Caída?)

Lo que es aún peor es el falso sentido de seguridad que la Sociedad Watchtower ha cultivado entre los testigos de Jehová. Se nos ha dicho en innumerables ocasiones que nosotros solo seremos testigos presenciales de la Gran Tribulación, pero que ella no nos afectará directamente; cuando en realidad, Las Escrituras dicen que el juicio comienza por la Casa de Dios. (Por favor veáse el comentario: La Sociedad Watchtower: Una Calamidad Única)

Por lo tanto, nos preguntamos: ¿Qué pasará cuando el Establecimiento Betel sea silenciado; es decir, qué pasará cuando los testigos de Jehová más lo necesiten para su guía y dirección y éste ya no esté presente? Esto es algo que está registrado en la Palabra de Dios, pues el profeta Oseas escribió: “Impondré silencio a tu madre. Mi pueblo ciertamente será silenciado, pues no hay conocimiento en él.”

En la inevitable confusión que resultará debido a la guerra; las hambrunas; las pestes; el colapso financiero, y la degradante humillación que causará ver la ruina de la Sociedad Watchtower, podemos esperar que la latente aversión y odio que la gente siente por los testigos de Jehová explote y se degenere en una persecución sin paralelo en nuestra historia. Todos aquellos testigos que siguen ciegamente las directrices de la Sociedad Watchtower, pero que carecen de verdadero amor por Jehová seguramente se hallarán muy confundidos. Sí, eso será así. Las palabras del profeta Miqueas confirman esto, pues en el contexto de la profecía que nos habla de las traiciones entre hermanos, leemos: “El día de tus atalayas, [de] que se te dé atención, tiene que venir. Ahora ocurrirá el confundirlos.”

Bajo las condiciones que privarán en el estado de sitio en que se convertirá el mundo, no hace falta mucha imaginación para visualizar a todos aquellos hermanos sin fe sucumbir ante las adversidades, y traicionando y enviando a la muerte a sus amigos; familiares, y miembros de su propia casa; tal y como Jesús pronosticó. También Él dijo que “Se levantarán falsos Cristos y falsos profetas y darán grandes señales y prodigios para extraviar, si fuera posible, hasta a los escogidos; además, se odiarán y se traicionáran los unos a los otros y muchos tropezarán.”

Tristemente, la Sociedad Watchtower no tiene verdadero entendimiento en lo que respecta a estos asuntos tan vitales. Ellos quisieran convencernos que aquellos muchos que se “Traicionarán y tropezarán” es una referencia a la gente del mundo y no a nosotros. Aunque en inumerables ocasiones la Sociedad Watchtower ha mencionado las palabras de Jesús que encontramos en el capítulo 24 de Mateo, ella dificilmente ha ofrecido un comentario serio y realista de las palabras antes mencionadas. Parece ser que se nos ha dejado con la impresión que estos detalles de la profecía no son muy importantes en lo que respecta a la verdadera presencia de Jesús.

De manera irónica, la doctrina del año 1914 terminará convirtiéndose en una enorme piedra de tropiezo para los testigos de Jehová, una vez que la verdadera presencia de Jesús comience. Cuando esto suceda, la doctrina del año 1914 será desacreditada como lo que verdaderamente es; es decir, como un fraude; como una falsa profecía; y aquellos que se aferren a ella terminarán siendo extraviados por falsos profetas durante ese tiempo tan crítico.

Otro detalle más que tiene que ver con la presencia de Jesús está relacionado con el aumento en el desafuero. Pero, ¿Qué fue lo que verdaderamente Jesús pronosticó cuando dijo que “Por causa del desafuero el amor de la gran mayoría se enfriará.”? La Sociedad Watchtower siempre ha enseñado que este aumento en el desafuero es una referencia al incremento en el indice criminal a través de todo el mundo. No obstante, existen algunos problemas con esta interpretación.

Las estadísticas del indice delictivo en Los Estados Unidos nos dicen que en vez de ir aumentando el crimen en general ha ido disminuyendo. Aunque no hay duda que en la década de los 70's y de los 80's el indice criminal tuvo un aumento vertiginoso, en la actualidad; al menos en Los Estados Unidos, que es una de las sociedades más violentas del mundo, el crimen en general ha ido a la baja.

Sin embargo, es bueno reflexionar en lo que respecta al uso y significado de la palabra desafuero en Las Escrituras; pues este “desafuero”, lejos de ser una referencia a actividades de tipo criminal, es usada en sentido religioso; es decir, es una referencia a la violación de las Leyes de Jehová. Jesús usó en tres ocasiones esta palabra. Por ejemplo, en el Sermón del Monte Jesús hace mención de lo que Él le diría a todos esos hipócritas que dicen servirle pero que en realidad no lo hacen. Él dijo: “Entonces les confesará: Jamás los conocí; apártentense de mi hacedores del desafuero.”

En lo referente al juicio en contra de los Cristianos semejantes a la mala hierba, Jesús dijo: “El Hijo del hombre enviará a sus ángeles y ellos removerán de entre su reino a todas las cosas que causan tropiezo y a todos aquellos que cometen desafuero y los echarán al horno ardiente.”

Haciendo referencia al juicio de los Fariseos hipócritas Jesús dijo: “Así, ustedes también parecen justos a los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y desafuero.”

En cada uno de los textos previamente citados Jesús utilizó la palabra “desafuero” para describir la corrupción espiritual de aquellos que afirmaban servir a Dios. Por lo tanto, es razonable pensar que Jesús nos habla de un incremento en la hipocresía; corrupción, y apostasía dentro se la verdadera congregación Cristiana como una señal distintiva de su presencia, y no un incremento en la actividad criminal del mundo. No hay duda que la presencia del “Hombre del Desafuero”; “Hombre” que promueve la apostasía dentro de la congregación Cristiana, es la razón del incremento en el “Desafuero” dentro del Templo de Dios, y la presencia de este “Hombre” es un preámbulo a la manifestación de la presencia de nuestro Señor Jesucristo. (Por favor, veáse el comentario: El Misterio del AntiCristo)

Pero, ¿Qué hay en lo que respecta al trabajo de predicación de los testigos de Jehová a través del mundo?

En el libro de Marcos Jesús nos dice: “En todas las naciones tienen que predicarse las Buenas Nuevas primero.” Por lo tanto, nos preguntamos: ¿Primero de qué, o antes de qué? En este momento creemos que las palabras de Jesús significan que las Buenas Nuevas deben de predicarse antes del fin de este sistema de cosas. Esto se debe a que con frecuencia citamos el capítulo 24 del libro de Mateo, donde Él dice que “Estas Buenas Nuevas del reino se predicarán por toda la tierra habitada para testimonio de todas las naciones y entonces vendrá el fin.”

Por lo tanto, nos enfrentamos a una paradoja: Por una parte el libro de Mateo nos dice que las Buenas Nuevas se predicarán antes de que venga el fin; por otro lado, el libro de Marcos también nos dice que las Buenas Nuevas deben predicarse antes. Pero, ¿Antes de qué? Parece ser que este “antes” es una referencia a la predicación que se efectuaría antes de la persecución; es decir, antes que se levantara “Nación contra nación y reino contra reino.”

Esta idea parece confirmarse por lo que leemos en el capítulo 21 del libro de Lucas. Allí leemos: “Pero antes de todas estas cosas les echarán mano a ustedes y los perseguirán, entregándolos a las sinagogas y prisiones, y serán llevados ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre.” Parece ser que la expresión “Antes de todas estas cosas” es una referencia a las guerras; hambrunas, y portentos presagiosos en los cielos de los que nos habla Jesús en el versículo anterior.

¿Podría ser que el trabajo de predicación del reino por parte de los testigos de Jehová ya ha sido realizado de una manera satisfactoria y las persecuciones vividas hasta este momento son sufrimientos preliminares que conducirán a la verdadera presencia de Jesús?, ¿Podría ser que durante la verdadera presencia de Jesús se dé un segundo y último testimonio a las naciones y entonces vendrá el fin? Existen varias razones para pensar eso; es decir, pensar que la predicación de las Buenas Nuevas consta de dos etapas: la primera que se está llevando a cabo en este momento, y la segunda que se llevará acabo durante la verdadera presencia de Jesús; muy poco tiempo antes de la Guerra de Armagedón.

Para poder comprender esto es necesario que consideremos el patrón que se estableció en el Primer Siglo. Poco tiempo después que Jesús inició su ministerio en la tierra, Él capacitó y envió a 70 de sus discípulos para anunciar que el reino de Dios se había acercado. Es muy importante notar que los discípulos originales de Jesús tenían un entendimiento muy pobre en lo que respecta a lo que verdaderamente es el reino de Dios; especialmente al principio del ministerio de ellos. Por ejemplo, ellos creían que Jesús iba a restaurar el reino de David y que Jesús gobernaría desde la Jerusalén terrenal de aquella época. Ellos no tenían la menor idea que el reino de Jesús sería de naturaleza celestial y que ellos; sus colaboradores, serían transformados en seres gloriosos e inmortales. Los apóstoles también creían que el reino de Dios entraría en funciones inmediatamente. En Lucas 19:11 se nos dice que Jesús dio una ilustración porque “Ellos se imaginaban que el reino de Dios iba a exhibirse instantáneamente.” No obstante; a pesar de su ignorancia, Jesús les confió la predicación del Reino de su Padre.

Sin embargo, después de la resurreción de Jesús a los discípulos y seguidores del Señor se les abrió la mente y el entendimiento y llegaron a comprender a cabalidad lo que verdaderamente significa el Reino de Dios y lo que ello implica. El capítulo 24 del libro de Lucas nos dice lo siguiente: “De modo que Él les dijo: “¡Oh insensatos y lentos de corazón para creer en todas las cosas que hablaron los profetas! ¿No era necesario que el Cristo sufriera estas cosas y entrara en su gloria?”. Y comenzando desde Moisés y todos los Profetas les interpretó cosas referentes a Él en todas las Escrituras.” Después del derramamiento del Espíritu Santo de Dios, los Cristianos originales se convirtieron en una fuerza indómita e imparable que conquistó al mundo de la antigüedad, y llegaron a expandirse hasta la parte más recóndita del Mediterráneo.

Los tratos que Jesús tuvo para con la congregación Cristiana del Primer Siglo son un precedente para nosotros. Nosotros nos encontramos en una posición similar a la que se encontraban los seguidores de Señor respecto al regreso de Jesús antes de su muerte. Tal y como los apóstoles del Primer Siglo fueron enviados a predicar el Reino de Dios a pesar de no tener un entendimiento total acerca de él; de igual manera, los testigos de Jehová de la actualidad van por el mundo haciendo consciencia en la gente en lo que se refiere a asuntos espirituales, y a asuntos que tienen que ver con el Reino de Dios. De manera similar a los seguidores de Jesús del Primer Siglo, los testigos de Jehová de la actualidad predican su mensaje basándose en creencias y premisas erróneas debido a su falta de entendimiento. Al igual que los seguidores originales de Jesús, “Nosotros también hemos creído que el Reino de Dios se iba a manifestar instantáneamente.”

La gran mayoría de los libros proféticos de Las Escrituras pronostican que el regreso de Jesús resultará en un refinamiento y purificación del pueblo de Dios. Después de esto, ocurrirá el derramamiento más grande del Espíritu de Dios en la historia de la humanidad, lo que permitirá a los seguidores de Jesús embarcarse en la campaña de predicación más grande y espectacular de todos los tiempos, que servirá para advertir al mundo; no que el reino se ha acercado, sino que el Reino ha llegado; que el Reino está aquí. Después de eso, “Las Buenas Nuevas del Reino se habrán predicado por todas la tierra habitada para testimonio de todas las naciones, y entonces vendrá el fin.