Sirviendo a los testigos de Jehová y a la Sociedad Watchtower
 
   

Enero 23, 2003

 
 

 

 

 

 

Opciones
Imprimir Comentario
Bajar Comentario


Primera Parte * Segunda Parte * Tercera Parte

Uno de los misterios más intrigantes del libro de Revelación tiene que ver con la identificación de la simbólica Babilonia la Grande. Por ejemplo, una de las interpretaciones más recientes nos dice que Babilonia la Grande representa a Los Estados Unidos de América. Otros creen que Babilonia es el antiguo imperio Romano o El Vaticano. De hecho, desde el año 1850, Alexander Hislop afirmó en su libro "Las Dos Babilonias" que la Iglesia Católica Romana es esa simbólica ramera de la cual nos habla el Apocalipsis. La Iglesia Católica Romana nos dice por su parte que ellos no son la Babilonia bíblica, sino que este título corresponde a la Jerusalén apóstata; pues es ella la que llena los requisitos para ser considerada la ramera del último libro de la Biblia.

Pero, ¿Cómo podemos saber con seguridad lo que Babilonia la Grande representa? De acuerdo al ángel que le dio la revelación al apóstol Juan, nosotros podemos saber a quién representa Babilonia si usamos nuestra inteligencia con sabiduría. Después de decirle a Juan que él le revelaría el misterio de la mujer montada sobre la bestia de siete cabezas, el ángel dijo: "Aquí es donde entra la inteligencia que tiene sabiduría: Las siete cabezas significan siete montañas, sobre las cuales se sienta la mujer. Y hay siete reyes. Cinco han caído, uno es, el otro aún no ha llegado, pero cuando llegue tiene que permanecer un corto periodo de tiempo." (Revelación 17:9)

De manera interesante, el ángel dijo muy poco acerca de la mujer en sí, y en lugar de eso, dio detalles de su origen y de la naturaleza de la bestia que esta mujer montaba. De acuerdo con el ángel, las siete cabezas de la bestia salvaje representan siete reyes que gobiernan de manera sucesiva. De manera muy clara, el ángel pasó a decir: "Las siete cabezas significan siete montañas sobre las cuales se sienta la mujer." Cinco de esos reyes ya habían caído para el tiempo en que se dio esta revelación. ¿Cuáles eran estos reyes? De acuerdo con la historia y la profecía bíblica, los reyes que ya habían caído eran: Egipto, Asiria, Babilonia, Medo-Persia y Grecia. Obviamente, Roma era el "rey" en funciones durante el Primer Siglo y el rey que "Aún no había llegado" resultó ser la potencia binaria Anglo-Americana.

De acuerdo con el ángel, "Las siete cabezas significan siete montañas" Esto está en armonía con el hecho que en muchos lugares de la Biblia, y de sus profecías, las montañas simbolizan gobiernos. Por ejemplo, en Jeremías 51:25 la Biblia se refiere a Babilonia como una "Montaña ruinosa" y como una "Montaña quemada." Como todos sabemos, la ciudad de Babilonia estaba situada en la planicie, a orillas de un río y no era una ciudad montañosa. Por lo tanto, podemos decir que Jehová usa la expresión "Montaña" para referirse a instituciones políticas elevadas. En otro lugar de Las Escrituras encontramos que al Gobierno Real de Dios se le denomina Monte Sión. Por lo tanto, Babilonia la Grande no puede representar a la Iglesia Católica Romana, a Los Estados Unidos, o a cualquier otra religión en particular. La razón por la cual decimos esto es porque los otros cinco reyes que ya habían caído también fueron dominados por la ramera que ya existía antes de la Era Cristiana, y mucho antes que El Vaticano o Los Estados Unidos llegaran a existir.

Algunos intérpretes de Las Santas Escrituras han insistido en que las siete montañas significan las siete colinas sobre las cuales la actual ciudad de Roma fue construida. Sin embargo, cualquier persona con inteligencia puede darse cuenta que las siete montañas solamente simbolizan las siete cabezas de la bestia y de ninguna manera pueden ser colinas literales; también puede darse cuenta que las siete cabezas son siete reinos que han gobernado al mundo de manera sucesiva y han afectado mucho a los adoradores de Jehová.

Entonces, ¿Qué es lo que verdaderamente representa Babilonia la Grande? Babilonia la Grande representa lo que la Sociedad Watchtower ha dicho desde un principio. Babilonia la Grande significa TODA religión organizada, a excepción de La Fe Verdadera, basada en el Sacrifício y Rescate de Nuestro Señor Jesucristo. ¿Cómo podemos estar seguros de esto?

"Por la Abundancia de tus
Hechicerías; por el Poder
de tus Maleficios"

Para poder comprender los misterios del libro de Revelación es muy útil tener conocimiento de los profetas Hebreos de los cuales proviene el simbolísmo que se utiliza en el último libro de la Biblia. Al examinar las Escrituras Hebreas nosotros obtenemos una perspicacia especial que nos ayuda a desentrañar el lenguaje simbólico y nos sirve para comprender la historia y la base sobre las cual se apoya esta entidad moderna llamada Babilonia la Grande.

Por ejemplo, en el capítulo 47 del libro de Isaías Jehová nos habla acerca de la Babilonia original y utiliza frases y expresiones que siglos después fueron usadas para describir a Babilonia la Grande en el libro de Revelación. Isaías 47:8 nos dice lo siguiente: "Y ahora oye esto tú, mujer dada a los placeres, la que se sienta con seguridad, la que dice en su corazón: "Yo soy y no hay nadie más. No me sentaré como viuda y no conoceré la pérdida de hijos." Revelación 18:7 describe a Babilonia la Grande de la misma manera: "Porque sigue diciendo en su corazón: "Estoy sentada como reina y no soy viuda, y nunca veré lamento."

Otra similitud entre las dos Babilonias radica en que a ambas se les describe como practicantes de hechicería y espiritismo. Por ejemplo, Isaías 47:9 predice que el juicio de Jehová contra Babilonia se debe principalmente "A la abundancia de sus hechicerías y al pleno poderío de sus maleficios." De igual manera, Revelación 18:23 nos dice que por causa de Babilonia y de sus prácticas espiritistas "Todas las naciones del mundo fueron extraviadas."

El espiritismo y la hechicería están estrechamente ligadas a la magia negra y a cultos demoníacos. ¿De qué manera Babilonia ha extraviado a las naciones por medio del demonismo? Aunque ambas Babilonias son muy parecidas, en este momento debemos hacer una pequeña distinción entre la Babilonia imperial y la Babilonia religiosa. Aunque la Babilonia imperial terrorizó y subyugó mediante la espada y la violencia, es una realidad que en sus conquistas utilizó mucho la superstición y el misticismo; no solo para justificar la guerra, sino para controlar la mente de los conquistados y así convertirlos en individuos útiles al imperio Babilonio. Por lo tanto, la religión demoníaca siempre ha sido un medio útil para lograr ciertos objetivos. Es por eso por lo que Babilonia la Grande es simbolizada; no solo como una ramera, sino como la madre y la reina de todas las rameras, ya que comete fornicación con los reyes de la tierra.

La historia nos verifica que cada imperio político ha tenido su "Pareja" religiosa. El Faraón Egipcio contaba con sus sacerdotes practicantes de magia. Asiria y Babilonia disponían de una clase sacerdotal que atendía a una multitud de deidades y que condujeron al imperio hacia la astrología y la adivinación.

El Imperio Persa por su parte adoptó la religión conocida como Zaratruismo. Los Griegos fueron famosos por su politeísmo y construyeron numerosos templos a sus dioses y diosas. Los Romanos por su parte heredaron una mezcla mitológica de los Caldeos, Persas y Griegos y la formalizaron y adoptaron como la Religión Oficial del Imperio Romano; una religión conocida con el nombre de Mithras. Posteriormente, como todos sabemos, el imperio Romano adoptó al Cristianísmo apóstata como la Religión Oficial del Estado.

En los tiempos modernos, la Iglesia Anglicana ha sido el consorte oficial del imperio Británico, y aunque Los Estados Unidos no tiene una religión oficial, podemos decir que las religiones Judaíca, Católica, y Protestante ejercen muchísima influencia sobre el sistema político NorteAmericano.

De manera apropiada, la religión oficial del Octavo Rey; es decir, Las Naciones Unidas, es la llamada New Age Religion, o también conocida como "La Nueva Era", debido al "Nuevo Orden" que ésta se propone implantar; religión que no es más que una amalgama y conglomeración de todas las religiones que han ejercido influencia en todos los imperios que han existido a través de la historia.

Mucho se ha escrito acerca de una compañia editorial llamada Lucis Trust, anteriormente conocida como Lucifer Trust; la cual, aparentemente, tiene una influencia supranatural sobre la burocracia de Las Naciones Unidas. Tal relación tan extraña es solo una pequeña muestra de la enorme influencia que el ocultismo y el satanismo promovido por Babilonia la Grande puede tener sobre hombres poderosos e instituciones políticas. Por lo tanto, no es de sorprendernos que en nuestros días los adeptos de Babilonia recurran a la hechicería y al espiritismo para extraviar a la humanidad.

Uno de los aspectos más notables de la religión Babilónica son las tríadas de dioses y demonios. Uno de los más prominentes cultos en Babilonia era la adoración de una trinidad compuesta por los dioses Anu, Bel y Ea. Otra tríada estaba conformada por los dioses Shamash, Sin e Ishtar. - Para una descripción más detallada por favor consulte la enciclopedia Wikipidia en internet-.

Aún hasta nuestros días, la antiquísima religión Hindú ha conservado la tríada Babilónica que la caracteriza. La Cristiandad, por su parte, se adhiere a su absurda doctrina de la Trinidad, y por lo tanto, es evidencia clara el hecho que tanto las religiones Católica, Ortodoxa, así como Protestante son "Hijas" de Babilonia la Grande; entidad a la que la Biblia denomina como "La madre de las rameras y de todas las cosas repugnantes de la tierra."

La astrología también desempeñó un papel importante en la religión Babilónica. En Isaías 47:13, Jehová se burla y reta a los astrólogos y adivinos de Babilonia a predecir el futuro; pues leemos: "Quédate quieta, ahora, con tus maleficios y con la abundancia de tus hechicerías, en los cuales te has afanado desde tu juventud; para que tal vez saques provecho, para que tal vez infundas miedo en la gente. Te has fatigado con la múltitud de tus consejeros. Que se pongan de pie ahora, y te salven, los adoradores de los cielos, los contempladores de las estrellas, los que divulgan conocimiento en las lunas nuevas respecto a las cosas que vendrán sobre ti."

Al hacer referencia sobre la juventud de Babilonia, Jehová aparentemente estaba hablando acerca de la Babilonia postdiluviana, y acerca de Nemrod; su infame fundador. Parece ser que surgió una gran mitología alrededor de la relación entre Nemrod y la madre de éste; Semiramis; por lo tanto, después de su muerte, Nemrod fue divinizado y considerado como el dios Sol y su madre llegó a convertirse en la "Reina de los Cielos". Es por eso que desde su inicio; desde antes que llegara a existir el imperio Babilonio de Nabucodonosor, los Caldeos "Se afanaron desde su juventud" por crear un sistema de adoración basado en la astrología; el mito; la adivinación; la superstición, y la magia.

Otro aspecto de Babilonia la Grande es que de acuerdo con Revelación 18:7, "Se ha autoglorificado y ha vivido en lujo desvergonzado."

El vivir en "Lujo desvergonzado" es una descripción perfecta de cómo se ha comportado el falso sistema religioso de la Babilonia moderna. La Iglesia Católica Romana, al ser una de las más prominentes y poderosas partes del imperio mundial de la religión falsa, se ha distinguido mucho en este aspecto, y ciertamente a ella se le puede aplicar la expresión de vivir en lujo desvergonzado. Al ser una de las instituciones más ricas y acaudaladas del mundo, la Iglesia Católica Romana muestra; de manera clara e inequívoca, el gran contraste que existe entre ella, y la pobreza extrema del mundo al que ella ha explotado.

Por ejemplo, en la década de los Ochentas sucedió un escándalo donde se divulgaron las conecciones de El Vaticano con el bajo mundo y las propiedades que éste tenía allí. Aparte de las acciones que El Vaticano posee en diversas compañias, El Vaticano también es dueño de innumerables tesoros arquitectónicos y obras literarias de valor incalculable.

Del otro lado de Babilonia la Grande hemos sido testigos de innumerables casos de descarados "Televangelistas" que viven, y que han vivido en lujo desvergonzado, aprovechándose de sus crédulos e incautos feligreses, al explotarlos por medio de la predicación de la doctrina de la prosperidad económica. También, en años recientes, los medios masivos de difusión han revelado la fabulosa riqueza de la Iglesia de los Mormones. Muchos de los comerciantes viajeros de Babilonia la Grande, ya sea, Papas; Gurús; Rabís; Clérigos Protestantes, o Mulás Islámicos, han llegado a la cima del éxito mundano y han sido considerados como "Los grandes de la tierra." El libro de Revelación nos dice que la riqueza de dichos hombres se debe; en gran parte, a los servicios que ellos han prestado a la infame ramera. (Revelación 18:23)

"La Sangre de Todos Aquellos Que
Han Sido Asesinados en la Tierra"

Otra similitud entre la antigua Babilonia y la Babilonia de nuestros días, es la tendencia de sus líderes a hacerse agentes promotores de la guerra. De acuerdo a Revelación 18:24, Jehová Dios hace responsable a la religión falsa de todas las muertes que han ocurrido debido a las guerras. Verificando los juicios de Jehová, la historia nos prueba que el fanatismo religioso, y el involucramiento del clero en la política han sido piezas claves para la manipulación de los hombres al incitarlos a matarse unos a otros. Las Inquisiciones, Las Cruzadas, La Guerra de los Cien Años, así como las muchas guerras del Siglo XX se suscitaron en el corazón de lo que llamamos la Cristiandad, y esto prueba; de manera inequívoca, que las diversas sectas y religiones que afirman ser "Cristianas" no lo son. Esto confirma el hecho que estas organizaciones son una y la misma; esto demuestra que verdaderamente son parte de Babilonia la Grande.

Es frecuente que cuando la religión no se involucra directamente en la guerra, ésta las aprueba tácitamente al darles luz verde, justificándolas con la "Autoridad moral" que dicha religión tiene. Por ejemplo, a El Vaticano se le ha acusado de permanecer callado durante el genocidio de la Segunda Guerra Mundial. Se ha dicho, que si el Papa hubiera usado su autoridad moral y hubiera hablado contra Hitler y el Holocausto, muchas vidas se hubieran salvado y probablemente el curso de la historia hubiera cambiado para bien.

El juicio de Jehová contra Babilonia aún no se ha llevado a cabo; por lo tanto, parece ser que sus pecados aún no se han amontonado al grado que nos relata el libro de Revelación y todavía no han llegado hasta los cielos. Como tal es el caso, es evidente que Babilonia la Grande aún no ha terminado sus esfuerzos por promover el aniquilamiento de la humanidad. De hecho, en este momento, la humanidad se dirige a lo que los intelectuales llaman el "Choque de las Civilizaciones" ; un acontecimiento que los estudiosos de la problemática del mundo han previsto por mucho tiempo; un conflicto que tiene el potencial de convertirse en la hecatombe más grande en la sangrienta historia del mundo en que vivimos. Como es de esperarse, las religiones más grandes del mundo se encuentran listas y preparadas para su participación.

Es muy importante estar conscientes del hecho que fundamentalistas Judíos; Musulmánes; Hindúes; y "Cristianos", están profundamente inmiscuidos en los conflictos actuales del Medio Este y en el conflicto Hindú-Pakistaní. Mientras que en Occidente al Islam se le representa como una religión promotora de guerra y violencia, otros; de una manera justificada, culpan a los Cristianos Fundamentalistas y los acusan de ser tan peligrosos como los Islámicos que promueven el terrorismo. Después de los acontecimientos del 11 de Septiembre, algunos "Cristianos" Fundamentalistas han avivado de una manera descarada las llamas del furor antiIslámico y de esta manera preparan el genocidio de mucha gente inocente en el nombre de Jesús.

De manera indudable, el Sionismo es la raíz del problema que ha enfrentado al Islam contra la Cristiandad e Israel, y es la razón que ha llevado al mundo al borde de la Tercera Guerra Mundial. Debido al hecho que el Sionismo es el producto de una intriga geo-política Británica del Siglo XIX y del ocultismo, es aparente que la Cristiandad es un consorte voluntario que permite ser usada para dar credibilidad bíblica al mito moderno del Sionismo. Verificando la profecía, nos damos cuenta que es evidente que por medio de las prácticas espiritistas de Babilonia la Grande todas las naciones han sido extraviadas, y; por lo tanto, todas son culpables delante de los ojos de Dios de derramamiento de sangre.

Aparte del apoyo que Babilonia la Grande ha dado a las diferentes guerras religiosas del mundo, Babilonia también es culpable de la persecución y el asesinato de los profetas de Jehová, y de los santos del Altísimo. Revelación 18:24 nos dice lo siguiente a este respecto: "Sí, en ella se halló la sangre de profetas, y de santos, y de todos los que han sido degollados en la tierra." El término "Los santos" aplica de manera específica a los Cristianos unguidos. En el Primer Siglo muchos de los santos fueron asesinados por fanáticos Judíos y Romanos paganos. Tiempo después, la Iglesia Católica persiguió, torturó, y ejecutó a miles de Cristianos a los cuales ella consideró herejes. No hay duda que algunas de estas víctimas fueron verdaderos santos de Dios. .

En el Siglo XX la Cristiandad ha llevado la delantera en la persecución abierta de los testigos de Jehová, y ha usado su gran influencia para hacer que gobiernos y políticos promuevan leyes y regulaciones con el objeto de suprimir nuestro trabajo de predicación. El Museo del Holocausto de la ciudad de Washington D.C. contiene muestras y pruebas de las tribulaciones que los testigos de Jehová padecieron en Europa durante el Holocausto Nazi.

Los testigos de Jehová también han padecido persecución religiosa en otras partes del mundo. Por ejemplo, durante los años 1950's en la provincia Canadiense de Quebec, los testigos de Jehová fueron duramente perseguidos por el Primer Ministro, quien profesaba la fe Católica, y por la Iglesia Católica en general.

De manera más reciente, la Iglesia Rusa Ortodoxa ha sido la principal promotora de la persecución contra los testigos de Jehová en las naciones que componían a la antigua Unión Soviética y en la Rusia actual.

La intolerancia religiosa y el fanatismo han resultado en persecución en Armenia, Turkmenistán y Georgia. La Iglesia Griega Ortodoxa ha perseguido implacablemente a los testigos de Jehová en Grecia por muchas décadas. En Francia, por otra parte, la influencia de la Iglesia Católica puede verse en la situación que se vive actualmente en ese país, donde a los testigos de Jehová se les cobra impuestos excesivos . De hecho, ¡¡Existen legisladores Franceses que aparentemente desean que nuestra obra de predicación sea considerada un delito!!

Hasta la sufrida población Judía se ha convertido en nuestra perseguidora.

Algunos observadores objetivos han reconocido que inclusive en paises como Los Estados Unidos, que son baluartes de la democracia y de la libertad, los testigos de Jehová han tenido que librar duras batallas para asegurar sus Garantías Constitucionales.

Los ejemplos ya mencionados de persecución religiosa revelan la gran animosidad que existe en Babilonia la Grande contra Jehová Dios y contra el pueblo que lleva Su Nombre. La pregunta obvia que surge es: ¿Adónde llevará esta enemistad? De acuerdo con las interpretaciones de la Sociedad Watchtower, los testigos de Jehová ya han sido liberados de cualquier influencia de Babilonia la Grande. La parte siguiente de este comentario re-examinará esta cuestión con más detalle.

Art used by permission by Pat Marvenko Smith, copyright 1992.
Click here to visit her "Revelation Illustrated" site.