Sirviendo a los testigos de Jehová y a la Sociedad Watchtower
 
   

Octubre 15, 2002

 
 

 

 

 

 

Opciones
Imprimir Comentario
Bajar Comentario


 

Un ejército de millones de insectos invasores es; sin duda alguna, una de las más devastadoras fuerzas de la naturaleza. Una plaga de langostas volando sobre el horizonte puede formar una nube y oscurecer el cielo, reduciendo a ruinas en cuestión de minutos a un fértil y cultivado campo. En los tiempos de la antigüedad; incluso hoy en día, la plaga de langostas es una de las peores pesadillas que le pueden ocurrir a una persona que se dedica a las labores del campo.

La Biblia predice, no solo el ataque de una plaga de langostas, sino también el ataque de un ejército voraz de orugas; de un ejército de langostas sin alas, y el ataque de una peste de odiosas cucarachas. Sin embargo, lo más impresionante de todo es que estos no son insectos ordinarios acechando a la humanidad, sino la representación de un contingente de temibles guerreros que asemejan a un león por su ferocidad. La profecía de Joel predice que esta temible, y contundente compañia militar, barrerá con todo el mundo, y traerá devastación y ruina a toda la tierra habitada. Este horrible e imparable ataque por ejércitos que asemejan a insectos, es El Principio Oficial Del Fin Del Mundo y Precursor Del Gran Día Inspirador de Temor de Jehová. Pero, ¿Qué significa este ataque de insectos?, ¿A quiénes atacan estos insectos? Estas preguntas las consideraremos a continuación.

Desde los tiempos en que Joseph Rutherford fungía como el segundo presidente de la Sociedad Watchtower, ella ha enseñado que este ejército de insectos invasores representa a los testigos de Jehová. La Sociedad Watchtower nos ha explicado que nuestro trabajo de predicación es lo que antecede al juicio de Jehová profetizado en Las Escrituras. Al igual que los insectos, nosotros también somos imparables, mientras devastamos los "Fértiles campos" de la Cristiandad, al exponer sus falsas enseñanzas, y su verdadera condición espiritual.

-Ironicamente, muchas de las personas que encontramos en nuestro ministerio no pueden evitar vernos sino como una molesta e irritante plaga-. Sea como fuere, ¿Por qué habría de representar la Palabra de Dios al pueblo de Jehová como una simple, y asquerosa plaga, mientras se dedican a su Magnífico, y Honorable Misión de predicar las Buenas Nuevas?

Es verdad que el libro de Revelación presenta a los hermanos unguidos de Jesús como a langostas, pronunciando ayes, y ruina sobre la humanidad impenitente, pero eso parece ser que se cumple durante el verdadero Día de Juicio. Ahora bien, siendo honrados, ¿Podemos decir verdaderamante que los fértiles campos de la Cristiandad han sido arruinados, y devastados, por nuestra obra de predicación? Esta declaración parece presuntuosa en vista de la innegable realidad. Es un hecho que la Cristiandad está tan viva hoy, como en los días en que el juez Rutherford desenmascaró, y se burló del clero de su tiempo. Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que nuestra labor NO ha desolado, ni dejado en ruinas, a los campos de la Cristiandad.

Al haber interpretado, y comprendido, esta profecía equivocadamente, el verdadero mensaje dirigido en la profecía de Joel ha permanecido; por así decirlo, escondido; indescifrable, desde el tiempo en que fue escrito, hasta nuestros días. Debido a que vivimos en La Última Hora, los testigos de Jehová debemos desechar la irrazonable interpretación que hemos heredado, para que podamos comprender por fin el importantísimo, y vital mensaje de la profecía de Joel.

Aún la lectura casual del libro de Joel deja en el lector la gran impresión de una profecía que pronostica una horrible catástrofe a escala mundial, y de cómo ésta calamidad afectará al pueblo de Dios. Desde el comienzo del libro de Joel, Dios muestra claramente que la invasión de las langostas es un desastre para su pueblo y para su tierra; es por eso que desde un principio Dios se dirige a los ancianos de su pueblo, y a la población en general al decir: "Porque hay una nación que ha subido a mi país, poderosa y sin número. Sus dientes son los dientes de un león y tiene las quijadas de un león. Ha puesto mi vid como objeto de pasmo y mi higuera como tocón. Positivamente la ha desechado. Las ramitas de ella han quedado blancas".

Como notamos anteriormente, es absurdo suponer que esto pueda ser el efecto de nuestra predicación sobre la Cristiandad. Además, Dios dice que la víctima de este ataque es su propio pueblo, su propia viña, y su propia higuera. ¿Es qué acaso somos tan irrazonables como para creer que Dios considera a la Cristiandad su pueblo, y reclamarla como su posesión?

Tal vez la inconsistencia más grande de nuestra interpretación actual a esta profecía tiene que ver con el hecho que Dios promete recompensar a su pueblo por los años en que las langostas causaron daño y destrucción. Joel 2:25 nos dice: "Y ciertamente les recompensaré a ustedes por los años que la langosta, la langosta reptante sin alas, y la cucaracha, y la oruga han comido; mi gran fuerza militar que he enviado entre ustedes".

Ahora bien, si Jehová interviene, y repara, el daño causado por la devoradora fuerza militar, es obvio entonces, que esta fuerza militar es enemiga de Dios, y de su pueblo, y por lo tanto, NO simboliza a los ministros de Dios como nos imaginamos. El libro de Malaquías es un mensaje enviado de Dios a su pueblo, y que tiene aplicación durante el día de su juicio. Malaquías 3:11 nos dice: "Y ciertamente reprenderé por ustedes al devorador, y este no les arruinará el fruto del suelo, ni les resultará sin fruto la vid del campo, ha dicho Jehová de los ejércitos". La observación, en la Biblia con referencias, nos dice que el devorador significa literalmente "El que come", y, esto es una referencia a un insecto. Por lo tanto, la profecía de Malaquías reafirma el hecho que NO son los ministros de Dios los devoradores, sino los que ellos son las víctimas del feroz devorador.

Además, el primer capítulo de Joel muestra que el ataque de las langostas es una emergencia nacional. Por ejemplo, el versículo 8 nos dice: "Plañe como una virgen ceñida de saco, lo hace por el dueño de su juventud". Aquí el lector debe preguntarse: ¿Cuán posible es que Dios represente a una institución, caracterizada por sus ramerías, como a una virgen abandonada en el altar?, ¿Tiene sentido pensar que la Cristiandad representa a esta virgen abandonada en el altar? Los únicos que llenan los requisitos en otra parte de La Escritura, son aquellos que son virgenes, y que componen el Cuerpo de la Novia de Cristo. Es de notarse también que Revelación predice que dos simbólicos testigos; a quienes nosotros consideramos ser la representación del resto de Cristianos unguidos en la tierra, profetizarán, por algunos años, vestidos de saco. Joel 2:25 nos dice que el pueblo será recompensado por los años que los insectos causaron daño. Por lo tanto, puede decirse que hay muchas interconecciones en las profecías que nunca hemos examinado.

Verdaderamente, Joel 1:9 nos dice de manera clara e inequívoca, que aquellos que son desposeidos son los sacerdotes, y ministros de Jehová. Notése que el versículo dice: "Ofrenda de grano y libación han sido cortadas de la casa de Jehová; los sacerdotes, los ministros, han estado de duelo". De acuerdo con los escritos de Pablo, la casa de Dios se compone de los Cristianos unguidos. Estos sacerdotes, los llamados ministros de Dios, deben ser, por lo tanto, miembros individuales del resto unguido sobre la tierra.

Joel 1:11 nos dice: "Los labradores han sentido vergüenza; y los viñadores han aullado, a causa del trigo, y a causa de la cebada; porque la cosecha del campo ha perecido". Pero, ¿A quién simbolizan estos labradores y viñadores? Isaías 61:5 menciona a los labradores, y viñadores, en relación con los sacerdotes unguidos restaurados de Jehová, y los llama "Extranjeros", en relación al Israel espiritual, Por lo tanto, puede decirse que en relación a los sacerdotes del altar mencionados en Joel, estos labradores y viñadores representan al otro rebaño de Jesús.

Pero, ¿Qué significa el hecho que "La siembra ha perecido"? Aparentemente, la profecía describe una calamidad global repentina, que marca el fin no anticipado del trabajo de predicación de los testigos de Jehová. Pero, ¿Es que acaso Jesús no nos previno que la Gran Tribulación comenzaría de una forma repentina, y que los hombres desmayarían literalmente de temor debido a las calamidades que se suscitarían por toda la tierra habitada? Joel 1:12 predice la devastación que le ocurrirá a toda la humanidad, pues lee: "Porque el alborozo ha sido avergonzado de los hijos de la humanidad"

"Los Canales de Agua se
Han Secado"

Si acaso es usted un testigo de Jehová, tal vez no ha pensado seriamente en la siguiente pregunta: ¿Cuál podría ser la peor tragedia que podría ocurrirle a nuestra organización? Es obvio que la peor tragedia que podría ocurrirle a la Sociedad Watchtower sería que a ésta la pusieran fuera de circulación, y por lo tanto, se le impida proveer de alimento espiritual al pueblo de Jehová; alimento al que se han acostumbrado a recibir al tiempo apropiado. Ahora bien, preguntémonos: ¿Qué pasaría si esto sucediera en un periodo de crísis global? Reflexione en esto: La revista La Atalaya ha sido publicada sin interrupción desde el año 1879. Nunca ha sido descontinuada, ni siquiera por una semana. Aún en las penosas dificultades de la Primera Guerra Mundial, y después, aún con el encarcelamiento de su directiva, la revista siempre ha sido impresa. La revista La Atalaya pudo superar la persecución de la Segunda Guerra Mundial, así como la Gran Depresión que le antecedió. La Sociedad Watchtower es una institución muy bien establecida en la que se apoyan los siervos de Jehová para fortalecer su fe, y efectuar su trabajo de predicación. ¡¡La Sociedad Watchtower está tan bien establecida que su caída es inconcebible para nosotros!! ¡¡Ella es el corazón de nuestra fe y de nuestra obra de predicación!! Si se silenciara a la Sociedad Watchtower, ¡¡ Esa, sin duda alguna, sería una gran tragedia para nosotros!! Lo más preocupante de todo es que nadie piensa que esto pueda suceder algun día; creemos que la posibilidad que esto pudiera suceder es muy, muy remota. Sin embargo, aparentemente esto es exactamente lo que los profetas pronosticaron.

Por eso no es de sorprendernos que el profeta de Jehová diga: "¡¡Oh cómo ha suspirado el animal doméstico!!, ¡¡han vagado en confusión los hatos vacunos!!, porque no hay pasto para ellos, se ha cortado el agua al pueblo de Jehová; los sacerdotes y ministros están de duelo,¡¡Cómo han vagado en confusión los hatos vacunos!! También los hatos de las ovejas son las que han tenido que llevar culpa". No deberíamos imaginar que los hatos de vacas, y ovejas literales, se llenen de confusión a la hora del gran despojo por parte del Todopoderoso. En muchos lugares de La Escritura, al pueblo de Dios se le describe como ovejas, o ganado vacuno. ¿Qué es lo que causa que el pueblo de Dios se llene de confusión? La razón predicha por Joel es que el agua y el alimento son cortados de ellos.

Y debido al hecho que todo lo que los testigos de Jehová hemos presentado en nuestro ministerio es la profecía errónea que la Cristiandad, y la religión falsa caen primero, todos seremos humillados cuando veamos que eso no suceda así. Por lo tanto, es al otro rebaño de Jehová al que se le hará llevar la culpa.

Verdaderamente, sera una prueba muy difícil para nuestra fe; una prueba como nunca jamás hemos experimentado. Lo que hace esto aún más tétrico, es el hecho que, aparentemente, la Sociedad Watctower no podrá clarificar estos acontecimientos rapidamente en la mente de aquellos que dependen del alimento del esclavo fiel y discreto para el sostén de su fe. ¿Es qué acaso nosotros mismos no nos referimos a la Sociedad Watctower como "El medio por el cual Jehová nos alimenta"? Es por eso por lo que el versículo dice: "Las bestias del campo también siguen volviéndose a ti con anhelo porque los canales de agua se han secado, y el fuego mismo ha devorado los pastos del desierto". No es de sorprenderse que el versículo 19 diga: "A ti, oh Jehová, llamaré"

Sin embargo, aún nos falta determinar lo que estas plagas de insectos representan, y la clase de calamidad que ellos nos traen.

Jehová Sacude los Cielos y la Tierra

En muchos lugares de Las Escrituras Proféticas encontramos aterrorizante lenguaje apocalíptico, mostrando fenómenos terrenales y celestiales. El libro de Joel no es una excepción. De hecho, en tres diferentes lugares de Joel, Jehová predice un impresionante acontecimiento celestial con respecto al ataque de las langostas. Acompañando al devastador avance de las langostas que arrasa con todas las ciudades, inundando hogares como si fueran violentos ladrones, se nos dice que los cielos, y la tierra, serán sacudidos. Joel 2:10 nos dice: "Delante de Él, la tierra se ha agitado, los cielos se han mecido. El sol y la luna misma han oscurecido y las estrellas han retirado su resplandor". Este tipo de simbolísmos en La Escritura se reserva para anunciar tiempos de angustia sin igual. De acuerdo con la forma en que Jesús usó estos términos, el oscurecimiento de los simbólicos cielos sucede como consecuencia de la Gran Tribulación. Mateo 24:29 lee: "Inmediatamente después de la tribulación, el sol se oscurecerá y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán de los cielos y los poderes celestiales serán sacudidos".

Las luminarias celestiales que serán eclipsadas representan a los gobiernos políticos y a sus instituciones relacionadas, las cuales sufrirán gran agitación y un catástrofico colapso, dejando de ser faros de luz, esperanza, y seguridad para la gente; sumiendo a la humanidad en una nueva Era de Oscurantismo.

La apertura del sexto rollo es una confirmación de esta profecía, pues predice que los hombres le rogarán a las montañas que por favor caigan sobre ellos para que los protejan de la ira de Dios. Por lo tanto, aparentemente el ataque de las langostas tiene que ver con la desintegración, y la remoción de este sistema de cosas. Otras profecías indican que como preludio a la Guerra de Armagedón, el sistema de gobierno Nación-Estado que conocemos actualmente, cederá a una dictadura global, absolutista, y totalitaria, que implementará una política oficial de genocidio como "La solución definitiva", a los problemas de la humanidad. Sin embargo, para los hombres inicuos, cualquier gobierno es preferible al reino de Dios; por lo tanto, por este medio, Jehová forzará a la humanidad a demostrar su inclinación respecto a quién prefieren como gobernante, y de esta manera se resolverá el asunto de la soberanía que pertenece a Jehová.

Es bueno que el lector recuerde que los despiadados imperios Asirio, y Babilonio, fueron usados por Jehová para ejecutar sus juicios. Por ejemplo, Habacuc, en una visión que fue escrita para el día de juicio que nos espera, nos dice respecto al invasor Caldeo: "Oh Jehová, para juicio lo has puesto; y, oh Roca, para un censurar lo has fundado". Los versículos siguientes muestran cómo el ejecutor nombrado por Jehová devora a las naciones como si fueran unos pobres peces atrapados en una red. (Habacuc 1:12)

De manera interesante, la Palabra de Dios se refiere a estos antiguos imperios como a langostas. Por ejemplo, Jeremías 46:23 dice acerca de los Caldeos: "Pues se han hecho más numerosos que las langostas y no tienen número". De igual manera, Nahúm dice respecto a los Asirios: "Hagánse fuerte en números como las langostas, hagánse numerosos como las langostas, tus guardias son como la langosta y tus oficiales de reclutamiento como el enjambre de las langostas".

Por lo tanto, es aparente que las langostas representan a las fuerzas imperiales modernas. Joel 2:20 muestra claramente que las langostas son las naciones desposedoras. Joel 2:17 lee: "Que los sacerdotes, que los ministros, lloren y digan: Siente pena si oh Jehová, por tu pueblo, y no hagas de tu herencia un oprobio, de modo que gobiernen naciones sobre ellos. ¿Por qué deberían de decir entre los pueblos: ¿Dónde está su Dios?"

La maravillosa noticia es que Dios interviene para rescatar a su pueblo, destruyendo a este ejército invasor semejante a langostas. Joel 2:20 nos dice: "Y al norteño lo pondré muy lejos de ustedes y verdaderamente lo dispersaré a una tierra árida y a un yermo desolado, con su rostro al lado oriental y su sección posterior al lado occidental. Y el hedor de él ciertamente ascenderá y la fetidez de él ciertamente seguirá ascendiendo; porque él realmente hará una cosa grande en lo que hace".

Por favor, notemos que Jehová hace huir al norteño debido al intenso amor que siente por su pueblo. Por eso leemos en el versículo18: "Y Jehová será celoso por su tierra y mostrará compasión a su pueblo". La expresión "El norteño" es muy interesante, y también es la clave para identificar; sin duda alguna, a la fuerza militar del libro de Joel.

Lo que debemos de notar en La Escritura es que cada uno de los profetas mayores de Dios, especialmente Isaías, Jeremías, Ezequiel, y Daniel, hacen referencia a un tirano imperial que aparece en la escena mundial; así como sobre el pueblo de Dios, proveniente de un simbólico "Norte".

Tal y como las antiguas naciones de Asiria, y Babilonia, fueron agentes de castigo en la mano de Dios, al arrasar a Israel por medio de unas naciones vecinas provenientes del norte literal; de igual manera, existe hoy en día un tirano al que Jehová se propone desencadenar sobre un mundo ingenuo e incauto.

Un común denominador en la profecía es el hecho que el tirano que Dios usa siempre proviene del norte. Por ejemplo, de Nabucodonosor se dice que él sale del norte. Jeremías 4:6 dice: "Levanten una señal enhiesta hacia Sión. Proveánse amparo, no se detengan. Porque hay una calamidad que voy a traer desde el norte, sí, un gran estallido". De manera similar, del notorio Gog de Magog se dice "Que proviene de las partes más remotas del norte", y obviamente, él es el "Rey del Norte" ; Rey que causa ruina y desolación a la Santa Tierra de Decoración de Dios.

Es un hecho innegable que muchos de los profetas de Dios pronosticaron lo mismo; es decir, que esto ocurriría en los días del fin. De manera sobresaliente, se nos dice que la organización de Dios será devastada por una coalición de naciones; de las cuales se dice, provienen del norte. En la profecía de cumplimiento múltiple de Jesús; concerniente al final de este sistema de cosas, Él pronosticó que "Una cosa repugnante" desolaría el lugar Santo de Dios. En el Primer Siglo, esta cosa repugnante significó el imperio Romano, que en ese tiempo representaba al Rey del Norte. En los tiempos modernos, el equivalente de este rey será; sin duda alguna, la Organizacion de Las Naciones Unidas, cuando ella tome el poder del mundo convirtiéndose en el Octavo Rey, y manifestándose así como como la última representación del Rey del Norte, mientras trae devastación y ruina al lugar Santo de Dios.

Joel está en armonía con los otros profetas en el sentido que predice un ataque sin paralelo alguno proveniente de un simbólico norte, y que este ataque devastará el lugar Santo de Dios. Si existiera alguna duda que es la organización de Dios la que es víctima del ataque de las langostas, y no lo contrario como suponemos, Joel nos dice: "Y ustedes tendrán que saber que yo soy Jehová su Dios, que resido en Sión, mi santa montaña. Y Jerusalén tiene que llegar a ser un lugar santo, y en lo que respecta a los extraños, ya no pasarán por ella". Los simbólicos insectos invasores son los "Extraños" que violan la Santidad de la Residencia de Dios, la cual es el templo espiritual conformada por los santos de Dios.

¿Cómo es que sucederá esta impresionante tragedia? La Biblia no nos dice con exactitud; de hecho, no importa cómo suceda; lo que importa es que sucederá, y que estamos al tanto de ello. Aunque el presente sistema de cosas da la apariencia de estabilidad, y permanencia, esta apariencia es solo un espejismo. Cuando miramos atrás, a la fecha del 11 de Septiembre cuando sucedió esa horrible tragedia, nos damos cuenta al reflexionar, de cuán vulnerable verdaderamente somos. En caso que los terroristas llegaran a detonar aunque sea una pequeña bomba nuclear, el resultado sería devastador,... inimaginable. No hay duda que la humanidad desmayaría literalmente de temor ante tales circunstancias; tal y como el Señor Jesús predijo. En el pánico, terror, y venganza que seguirían a este acto, es muy dudoso que el presente sistema financiero mundial pudiera soportar la ola de caos que resultaría por el uso de armas de destrucción masiva en cualquier lugar del mundo.

Aunque la profecía de Joel es aterradora y trágica, también trae consuelo para toda la gente de fe. Los testigos de Jehová estamos muy agradecidos a la Sociedad Watchtower por habernos familiarizado con Jehová, y con su Hijo Jesucristo, y también hemos tenido el privilegio de aprender la verdad más maravillosa del mundo, al haber sido enseñados acerca del Reino de Dios, y Su Propósito. Sin embargo, el sustento verdadero de nuestra fe debe ser Jehová Dios mismo, independientemente de lo que pueda suceder con la Sociedad Watchtower en la futura Gran Tribulación. Es por eso por lo que el libro de Joel es maravilloso, pues también nos dice: "Y tiene que ocurrir que todo el que invoque el nombre de Jehová será salvo".